> Magazine > Relaciones > ¿Amor moderno?

Relaciones

Amor moderno: consumir y desechar

Las parejas hoy en día viven otro tren de vida en comparación con las de hace 40 años y por ello es cada vez más común escuchar que se divorcian. Los tiempos han cambiado y la forma de relacionarse también.

¿Amor moderno? Con nostros sólo amor duradero gracias nuestro Test.

Vivimos un poco en la época de consumir productos y desecharlos en corto tiempo. El aspecto del amor y la pareja no son la excepción, por eso cuando algún miembro de la misma ya no se encuentra satisfecho con algún detalle que surge en la relación, es común que tire la toalla antes de encontrar la solución juntos.

Las estadísticas

Las cifras lo demuestran así, según el INEGI en 1970 por cada 100 matrimonios había sólo 3 divorcios, mientras que en el 2007 la cifra se elevó a 13 divorcios. Analizando un poco el panorama, hay muchos factores que influyen en esto, nuestro entorno está en continuo cambio y movimiento. Recibimos mucha información en poco tiempo, nuestro cerebro y sentimientos están sobre estimulados las 24 horas del día. El bombardeo de mensajes que nos dan lo medios de comunicación contiene cada vez menos valores sentimentales y se basa en la búsqueda del riesgo y las emociones fuertes. Se nos da el mensaje de amor de película tipo Hollywood, desenfrenado, poco profundo y loco que se puede encontrar a la vuelta de la esquina y de forma repentina sin previo aviso. No digo que no pueda existir algo así cercano en la realidad, pero no hay una balanza que equilibre este punto de vista, la otra parte sobre las relaciones poco se propaga.

Los ejemplos
Muchas veces nuestros héroes modernos como lo son los actores, artistas, cantantes o futbolistas, también contribuyen al crecimiento de esta imagen, ya que cuentan con una larga lista de escandalosas rupturas, separaciones, matrimonios y divorcios en su famosa y glamorosa vida. Para contrarrestar esta imagen, podemos decir también que el amor es en muchas ocasiones más que emociones fuertes con diversas personas, y que va más allá de las mariposas en el estómago que en un principio se pueden sentir, más allá de la pasión desenfrenada de los primeros momentos, meses o años.

Más que sentimientos
El amor es un concepto más completo que va desde los sentimientos, las emociones, la pasión, pero también es afinidades, desencuentros, apoyo, unión, crecimiento en conjunto, proyectos, planes, convivencia y mucho más. Todo esto implica momentos muy buenos, pero también otros malos, diríamos que esta dualidad es lo que le da de alguna manera sabor a la vida de pareja. A pesar de que en su momento se sufra por un instante buscando la solución en conjunto, son aprendizajes de vida que nos hacen crecer como humanos. Sería una pena quedarnos sólo con la emoción de las mariposas en el estómago, ya que cuando éstas vuelan hacia otros rumbos nos quedamos entonces vacíos al poco tiempo, como suele suceder en la actualidad.

Compromiso y negociación
No podemos creer que en el amor de pareja todo será siempre miel sobre hojuelas y que de forma perpetua se cuenta con la felicidad eterna, con el solo hecho de estar junto a alguien. Claro que hay que hablar de momentos difíciles, ya que son dos personas diferentes que están buscando vivir en conjunto, haciendo acuerdos en los que ambas partes estén satisfechas y no es fácil por eso encontrar un compromiso. Poco se expone y discute esta parte y más aún cómo poder solucionar la situación si nos encontramos con un conflicto. Como diría el famoso Cantinflas “Ahí está el detalle chato”, en cómo se solucionen los problemas de pareja para salir adelante está el meollo del asunto, más no en que a la primera de cambios tiremos la toalla, porque pueda parecer algo complicado o desgastante. Por ello vemos que muchos se buscan una pareja nueva para evitar la fatiga con la actual.

Está claro, que no podemos quedarnos mucho tiempo buscando la solución o negociación de un desacuerdo. Si alguno detecta un problema, debe hablar a tiempo, ambos tendrán que aplicarse en ello y poner de su parte, así el remedio aparecerá antes de lo pensado. Por eso hay que empezar por lo básico: sentirse bien consigo mismo, saber lo que queremos y esperamos de nosotros y nuestra pareja. Adaptar nuestro entorno de tal manera que estemos a gusto en nuestra propia piel y dejar que el amor fluya sin tener que luchar contra nada ni nadie. Si nos enfrentamos a una situación problemática hay que hablar de ello, buscar la solución en conjunto, negociar y aplicarlo a la realidad para continuar con nuestra relación de forma plena sin tener que desecharla.

Nancy Bravo / PARSHIP

Prueba Parship gratis

Soy
Busco

Se aplicarán las CGU y las Disposiciones generales sobre privacidad de datos. Los usuarios inscritos de manera gratuita recibirán correos electrónicos con ofertas del servicio de pago y otros productos de PE Digital GmbH (puede revocar su consentimiento en cualquier momento).

Error with static Resources (Error: 418)